La reina Isabel II murió ayer a los 96 años. Desde que la Familia Real anunció que la monarca quedaba bajo "supervisión médica" en su residencia veraniega de Balmoral, la población británica estuvo en vilo. El Palacio de Buckingham, residencia oficial en Londres de Isabel II, bajó la bandera británica a media asta. En un comunicado emitido por la Familia Real, el rey Carlos quiso recordar la monarca como "una apreciada Soberana y una madre muy querida".