Miquel Adrover Palma

El Consell de Govern acordó ayer modificar el decreto que regula las medidas de seguridad de las playas. Entre las novedades incluye la obligatoriedad de colocar en las zonas de baño una bandera para alertar a los bañistas de la presencia de medusas. Asimismo, se amplía el horario de vigilancia hasta las 19.30 horas y se obliga a que todos los arenales estén balizados para impedir la presencia de embarcaciones o motos de agua entre las personas.

Hasta el momento había tres tipos de banderas para informar a los bañistas del estado de la mar. Verde si las condiciones son óptimas, amarillo si se deben tomar precauciones y rojo si se prohibía el baño. Con este decreto se añade una cuarta bandera que deberá ser de fondo blanco y en el centro deberá tener dos medusas de color lila.

Por otra parte, se da un mayor margen de actuación a los ayuntamientos para poder realizar planes de salvamento. Los horarios también se incrementan. De esta forma, se obliga a tener los servicios de vigilancia en funcionamiento, como mínimo, hasta las 19.30 horas o hasta que cierren el resto de servicios de las playas.

La modificación del decreto también establece la composición de los equipos de vigilancia, la actuación en caso de emergencias o el material adecuado de los profesionales.