Más de cien mil personas se concentran en el centro de Valencia para disfrutar de la llegada a la ciudad de los Reyes Magos de Oriente.

Un total de 40 carrozas, tres trenecitos, ocho grupos de animación, nueve bandas de música y un centenar de animales acompañaron este domingo 5 de enero a Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente, Melchor, Gaspar y Baltasar, en su llegada a Valencia.
El espectáculo musical "Aveluz", a cargo del grupo Ballet Master de Ontinyent, con 200 personas, daba paso con toda vistosidad a las carrozas de los tres monarcas de Oriente, en un desfile en el que se extremaron las medidas de seguridad.
A su llegada al puerto, Melchor, Gaspar y Baltasar, eran recibidos por el concejal de Fiestas y Cultura Popular, Francisco Lledó, y la Fallera Mayor Infantil de Valencia, Claudia Villodre, y sus Majestades pudieron saludar a los numerosos niños que se acercaron para verlos.
Una hora después comenzaba la Cabalgata en el Paseo de la Alameda, divida en dos temáticas: "Un Mundo de Ilusión" y "La Cristiandad", en las que cerca de 5.000 figurantes y animadores recrearon escenas y referentes tanto del mundo infantil como del relato bíblico de los Reyes Magos.

Numerosos grupos de música, como colles de dolçainers i tabaleters, bandas de cornetas y tambores y bandas de música, entre ellas la Banda Municipal de Valencia, animaban el paso de las carrozas y los personajes hasta su llegada sobre las 20:00 horas a la Plaza del Ayuntamiento.
En la casa consistorial, los Reyes de Oriente fueron recibidos por la alcaldesa, Rita Barberá, y tras adorar la imagen del niño Jesús del nacimiento instalado frente al edificio municipal, subieron al balcón del Ayuntamiento, como es tradicional, en una escalera de bomberos.
Este año las personalidades encargadas de encarnar a los Reyes Magos eran el copresidente del Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI), José Remohí como Melchor, el exjugador del Valencia David Albelda como Gaspar y el empleado de la Basílica de la Virgen de los Desamparados Dativo Elobo como Baltasar.
Las tres carrozas reales fueron guiadas por camellos y rodeadas, como es habitual, por su séquito formado por pajes, soldados y guardianes.
Como novedad este año se ha eliminado la presencia de vehículos de gran tonelaje como los autobuses de empresas e instituciones y la Concejalía de Fiestas y Cultura Popular ha instado a los carroceros a proteger las ruedas de sus vehículos para garantizar más aún la seguridad durante el recorrido.
Asimismo, cada carroza participante disponía de personal de animación a los lados, con la doble función de hacer el espectáculo más vistoso, y vigilar los posibles incidentes.
También se ha optado por reducir la cantidad de caramelos -sin gluten- que se lanza al público desde las carrozas, dado que la Cabalgata se presentaba como un gran espectáculo de magia, ilusión, luz y color, donde lo que prima es el paso de las carrozas, actores, animales y bailarines.
Entre las carrozas participantes, la Policía Local incorporaba una este año por primera vez, que se sumaba como presencia festiva, además de los agentes de la Policía Montada que desfilaron, y al margen de los efectivos que trabajaban ese día para garantizar la seguridad durante el recorrido.
Además, entre las personas participantes pudimos ver caras conocidas para el mundo fallero como Carla González y Begoña Jiménez, Falleras Mayores de Valencia 2013, y sus respectivas Cortes de Honor; y también pudimos contemplar el trabajo de nuestros artistas falleros con las carrozas y elementos que nos transportaban a ese mundo de ilusión y fantasía como caracteriza a la Noche de Reyes.