Historia de la Bandera Azul

El concepto de "bandera azul" nace en 1985 cuando Francia dota a algunas de sus playas de un sistema especial de saneamiento. El año siguiente, 1986, fue el Año del Medioambiente en Europa y a partir el ejemplo de esas playas, se decide comenzar a premias a los espacios que cumplan ciertos criterios medioambientales.

Así nace la "bandera azul" como sello. En 1987 ya eran unas 244 playas y 208 puertos europeos que la habían conseguido.

Las banderas son otorgadas por la Fundación Europea de Educación Ambiental a las playas y puertos que cumplen una serie de condiciones ambientales e instalaciones.

Las playas y puertos se postulan y presentan su candidatura y un jurado selecciona cada año, las que deban ganarla o las que la pierden.

¿Cómo es una playa con Bandera Azul?

Básicamente una playa premiada con una Bandera Azul, garantiza a los visitantes que respeta ciertos criterios medioambientales y de seguridad.

Entre los criterios mas interesantes podemos citar:

  • Debe dar al publico información sobre los ecosistemas litorales, espacios naturales sensibles y especies protegidas en esa zona costera y de la calidad de las aguas de baño.

  • El Ayuntamiento debe demostrar que se ofrecen al público, como mínimo, cinco actividades de información y educación ambiental.

  • No puede haber vertidos industriales, de aguas residuales y de otro tipo de sustancias contaminantes o basuras, que pueden afectar o la playa o a su entorno.

  • El municipio debe contar con un plan de desarrollo y ordenación del territorio para su zona litoral.

  • Correcta instalación, mantenimiento y vaciado regular de un número adecuado de papeleras y contenedores. Y en la zona, recogida selectiva de residuos.

  • Debe contar con baños adecuados y limpios, sin vertidos incontrolados o ilegales de sus aguas residuales.

  • Presencia de socorristas titulados en la playa durante la temporada de baño encargados de las labores de salvamento y socorrismo y/o equipo de salvamento adecuado y claramente señalizado en la playa, incluyendo instrucciones sobre su modo de empleo, así como acceso inmediato a teléfono público.

  • Señalización-control de zonas específicas para actividades incompatibles con el baño (deportivas, por ejemplo).

  • Accesibilidad: Una de las playas con Bandera Azul del municipio, como mínimo, debe poseer rampas de acceso a la playa y sanitarios para personas con discapacidad, excepto en aquellos casos en que la topografía claramente no lo permita.

Para mas información de este tipo, no dejes de visitar nuestro blog y recuerda que disponemos de tienda online. ABBE Global bordamos los que hacemos.