El referéndum por la independencia de Escocia, que se celebrará en 2014, ha puesto sobre la mesa la cuestión de qué pasará con la bandera británica. Una asociación de expertos vexilólogos ha creado una serie de diseños para animar la discusión.
Hace unos 400 años, cuando se unieron las coronas de Inglaterra y Escocia, se discutió si el aspa blanca de la cruz de San Andrés sobre fondo azul podría combinarse con la cruz roja de San Jorge.
Al final, una proclamación real resolvió que la cruz de San Jorge aparecería en primer plano.
Ahora, la perspectiva de que Escocia pueda llegar a abandonar el Reino Unido vuelve a abrir el debate. (También se ha sugerido que, si la reina permanece como jefa de Estado en Escocia, no habrá necesidad de cambio alguno. Pero muchos creen que sí la habrá).
Charles Ashburner, consejero delegado del Flag Institute, una ONG especializada en banderas y su uso, hizo una encuesta entre los miembros de su organización y pidió diseños adecuados para un Reino Unido sin Escocia.


Ver los diferentes diseños propuestos.
Ver Noticia Completa.