La Cofradía de Ánimas de Vertavillo es un ejemplo de la fidelidad a las tradiciones en este pueblo. Fundada allá por 1575 con la finalidad de recaudar fondos para sufragios por las benditas almas del purgatorio y colaborar para que todos los hermanos pudieran tener un funeral digno, celebra en estos días de Carnaval su fiesta principal, con el 'revoleo' como protagonista. El domingo, el tambor hizo su recorrido llamando a los cofrades para asistir a la misa con el denominado 'toque de oficiales'. Al llegar a la plaza, junto al pórtico de la iglesia parroquial de San Miguel Arcángel, se realizó el primer 'revoleo'.

La marcha se inició con el sonido de la tambora, tocada por Claudino López, seguida por el estandarte y por el capitán, Virgilio Pérez; el alférez con la bandera, Roberto López, y otros dos abanderados, y el sargento, César Mélida, con la alabarda. Detrás de ellos desfiló el tambor y los demás oficiales con sus varas.

La tambora, con sus toques y cambios de ritmo, marcó los distintos pasos de la exhibición. El primero fue el lanzamiento de la alabarda, un arma ofensiva con morrión en forma de tridente, revestida de cintas de colores, que ejecutó el sargento. La pericia del oficial consiste en lanzarla lo más alto posible con una sola mano y que la alabarda se eleve en posición horizontal, recogiéndola a su vuelta usando un sólo brazo, evitando que caiga al suelo y que se desequilibre.

A continuación, siguiendo las indicaciones de la tambora, los tres abanderados empezaron el revoleo de las tres banderas con una sola mano, primero hacia un lado y luego hacia el otro. Su habilidad radica en evitar que la tela se enrolle, sobre todo al hacer el giro, y en soportar el peso del mástil. Son banderas de grandes dimensiones y de un colorido muy vistoso.

La misa comenzó con un redoble de tambor, que se repitió antes del ofertorio. En ese momento, el párroco se colocó al pie del altar sujetando con la mano la estola. Los cofrades pasaron besando la estola del sacerdote y depositando su donativo en el platillo portado por el síndico.

Al finalizar la eucaristía, se repitió el tradicional acto del desfile alrededor de la plaza y el 'revoleo'. La jornada festiva finalizó con una colación entre los hermanos y vecinos del pueblo en el local de la cofradía.

La Cofradía de Ánimas se ha preparado para su particular carnaval desde el 2 de febrero, festividad de Las Candelas, momento en el que se reunió por primera vez la mesa o junta directiva. «Desde ese día y hasta Carnaval, tanto al amanecer como al anochecer, salía el encargado del tambor o tambora a dar vuelta al pueblo llamando a la oración por las ánimas del purgatorio, y todas las tardes, al oír el particular sonido de la tambora, los niños de la localidad iban saliendo hasta formar una divertida procesión detrás del oficial», recuerda Javier Abarquero Moras, cofrade de Ánimas e investigador de estas cofradías en el Cerrato.

Hoy es el día dedicado específicamente a las ánimas dentro de la fiesta de la cofradía. Por ello, se repetirán los actos del 'revoleo' presididos por un estandarte negro en señal de luto y se recordará a todos los hermanos difuntos en la misa. También habrá comida de hermandad en el local de la cofradía y por la tarde se rezarán varios responsos por todos los difuntos.

TEMAS Vertavillo , Palencia (Provincia)